Solanum Traditio, proyecto.
Con la colaboración de Lizet Díaz Machuca, Marco Chevarría, Ronald Romero, Tania Castro, Luis Justino Lizárraga, Daniel Huamán Masi. Cusco—Lima—Viena, 2015

© Ing. Luis Justino Lizárraga. ©Centro Regional de Investigación en Biodiversidad Andina, Cusco.

© Ing. Luis Justino Lizárraga. ©Centro Regional de Investigación en Biodiversidad Andina, Cusco.

Solanum Traditio

Proyecto interdisciplinario colaborativo planteado por el artista interdisciplinario de performance Emilio Santisteban. Forma parte del proyecto colectivo y curatorial 9.000 km. Häppchen, Viena, octubre 2015.

 

Solanum traditio es un proyecto en colaboración con un equipo multidisciplinario de Cusco y Lima, en el Perú. Toma la papa como eje central (en videos testimoniales, artículos escritos e imágenes informativas), a modo de alegoría, o quizás metáfora, de cuestiones implícitas en la cultura global en el actual proceso de globalización con énfasis migratorio crítico.

 

Porqué (y desde qué perspectiva) la papa

La papa cultivada (Solanum L. Sect Petota) es un ecofacto: naturaleza modificada por tecnologías indígenas sudamericanas. Las subespecies y variedades de la especie milenaria Solanum tuberosum (S.t. stenotomum, S.t. andigena, S.t. phureja y S.t. chilotanum principalmente), son actualmente fuentes de enriquecimiento genético de recursos, de enriquecimiento técnico, tecnológico y cultural del mundo. Es un caso palpable de globalización de conocimiento, saber de culturas indígenas en el contexto de multiculturalidad e interculturalidad global. Su omnipresencia en la alimentación de los cinco continentes se debe a que aquél conocimiento acumulado la hizo el tubérculo nutritivo, resistente, adaptable y versátil que es.

 

Se trata de un conocimiento que produjo tecnologías modificadoras de una especie vegetal silvestre milenios antes del ingreso de la agricultura a Europa. Ha hecho un gran recorrido migratorio. Primero en una migración subcontinental desde las tierras bajas de lo que hoy es Chile y las alturas altiplánicas de lo que hoy es Bolivia (domesticación hace 12,500 y 12000 años) a los Andes centrales en lo que hoy es el Perú (diversificación en 3,000 variedades 2,200 y 1,300 años atrás), y de ahí a todo el territorio andino por labor del Imperio Inca (hace 577 años). Después la Europa colonialista sustrajo este conocimiento, haciendo migrar a Canarias y Sevilla una de las sub especies creadas en los Andes: la papa Solanum tuberosum andigena (entre 1567 y 1573). Pero fracasó el intento de adaptación (esta sub especie se extinguió del territorio europeo en la década de 1840), y se llevó a cabo la segunda y definitiva migración global mediante la sub especie Solanum tuberosum chilotanum (y posiblemente en parte neo-tuberosum). A partir de esta última importación, y de mejoras genéticas posteriores gracias a S.t andigena y la también andina Solanum tuberosum phureja, surgieron todas las variedades europeas y del resto del planeta.

 

En un mundo dominado por la Globalización 2.0, de tensiones entre diversos centros nacionales de poder (dominados por centros empresariales de poder), de pérdida de niveles de vida de las clases medias en los viejos países centrales, y de imposiciones del mercado financiero transnacional, es notable y revelador el hecho de que en la región de Cusco (Perú) existen 3,049 variedades nativas ancestrales científicamente identificadas, de las cuales solamente seis variedades son posteriores a la llegada de los europeos a América. Las tecnologías ancestrales y las prácticas de alimentación ancestrales y actuales de las comunidades campesinas e indígenas demuestran superioridad frente a las decenas de fracasos mediante tecnologías y prácticas comerciales alimenticias de origen occidental (las papas "mejoradas" modernas suelen sobrevivir en el Perú solamente unas cuantas décadas)[1].

 

Qué es entonces la papa

Prácticas y tecnologías de mejora milenarias; metodologías de diversificación de medio milenio de antigüedad; aproximadamente 170 años alimentando al mundo entero. La papa es, antes que un ingrediente de sabrosos platos de comida, un alimento básico salvador en el mundo; y aún antes que eso y precisamente también por ello, motivo de respeto a la migración global y a las personas que migran, y metáfora de esa solidaridad intercultural que es necesario construir hoy en Europa y en todo el planeta.

 

[1] Fuente: Centro Regional de Investigación de la Biodiversidad Andina, Universidad Nacional San Antonio Abad, Cusco.

Colaboradores:

Lizet Díaz (Lima). Historiadora de arte y gestora del patrimonio cultural. Directora de Q'asapi Asociación Cultural.
Tania Castro (Cusco). Dramaturga, actriz e investigadora en cultura ancestral, colaboradora en Casa de la Cultura de San Blas en Cusco.

Marco Chevarría (Cusco). Abogado, investigador Unesco en derechos de propiedad en recursos genéticos.

Ronald Romero (Cusco). Chef, investigador en cocinas ancestrales.

Luis Justino Lizárraga (Cusco). Director e Investigador jefe del Centro Regional de Investigación en Biodiversidad Andina, Cusco.

Daniel Huamán Masi (Cusco). Investigador principal en el Centro Regional de Investigación en Biodiversidad Andina, Cusco.

Equipo de investigadores del Centro Regional de Investigación en Biodiversidad Andina, Universidad Nacional San Antonio Abad del Cusco.

 

Enlaces:
SOHO in Ottakring

Centro Regional de Investigación para la Biodiversidad Andina

 

  • Icono social Instagram
  • Icono social Pinterest
  • Facebook Social Icon
  • Icono social LinkedIn
  • Twitter Social Icon

Emilio Santisteban, artista interdisciplinar de performance. Peru. emilio@emiliosantisteban.org